Una feria criticada que terminó siendo elogiada

Males harris defeat

Tauromaquia
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Con cinco puertas grandes

La Feria de Remedios que se celebró el último fin de semana de agosto y los primeros días de septiembre, fue recibida, en su programación y carteles,

con un rechazo manifiesto desde determinados sectores de la afición, pues argumentaban que dos novilladas picada, una corrida de toros y una novillada de promoción nos retrotraía más de cuarenta años atrás. Es más, en algunos casos, y desde medios claramente contrarios a esa programación resaltaban como titular que era una feria con una sola corrida de toros, cuando para anunciar, los mismos medios, otras de otros lugares decían que era una importante feria con cuatro festejos, ocultando en el titular que se trataba de festejos sin caballos.

Así empezaron las cosas, y como los que descalifican suelen encontrar más fácil eco que los que construyen se fue creando un ambiente contrario que finalmente se esfumó como la niebla de una soleada mañana primaveral. Y así, algunos que dudaron de esa programación manifestaron públicamente su cambio de opinión,
lo que les honra, otros, retorcían sus argumentos para no dar el brazo a torcer a pesar de para el aficionado y público en general la Feria 2014 ha resultado interesante y para algunos, merecedora de elogios.

El desencajonamiento

El jueves 28, día caluroso, los tendidos de la Plaza de la Corredera vieron como sus espacios se iban ocupando por una gran multitud de aficionados o curiosos que casi cubrieron su aforo. Segundo año consecutivo en el que su comienzo se señala a las 20,00 h. Un acierto a resaltar, pues a esa hora los fuertes calores de la tarde comienzan su retirada y eso animo a aficionados y curiosos.

Se desencajonó en primer lugar la novillada concurso, que se corrió el domingo, de uno en uno fueron saltando los novillos al ruedo, siendo recogido por los bueyes que le trasladaban a los corrales para continuar con el siguientes y así hasta completar los seis del festejo. El turno de salida coincidió con el de lidia, ganadería de: Zacarías Moreno, El Retamar, Aurelio Hernando, María Antonia de la Serna, Manuel Quintas y Hermanos González. El que más elogios y manifestaciones de entusiasmo levantó fue el de Quintas, un berrendo en negro con buenas hechuras y cornamenta que salió muy alegre y despierto.

Seguidamente se desencajonó la novillada de Montealto, desigual pero en general con hechuras de corrida de toros.

Tras la salida de esta novillada se procedió a la entrega del trofeo al ganador de las novilladas nocturnas del anterior mes de julio, que por su actuación en el ruedo, fue conseguido por Diego García, alumnos de la Escuela Taurina Miguel Cancela. El trofeo fue entregado por el Alcalde, Miguel Ángel Santamaría y el concejal de festejos, Cesar de la Serna, que recibieron una sonora pitada, también estuvo presente Catalino Froilán, profesor de la escuela taurina local.

Finalmente se desencajonó la corrida de toros de la ganadería de Ángel Luis Peña, bien presentada, gustó al respetable que la acogió con palmas.

Previamente, por la mañana, se celebró un acto novedoso, la traída de los bueyes, conducidos por caballistas

Ángel Sánchez primera puerta grande de la Feria.

Sábado 30 de agosto. Primera de Feria. Más de un tercio de entrada. Tarde nublada. Se guardó un minuto de silencio por José Cubero Yiyo y por Carmen Cabrera, guardesa de la plaza recientemente fallecida.

6 novillos de Montealto, bien presentada, desigual de juego y fuerza.
José Garrido: pinchazo, estocada- aviso- (oreja protestada); media desprendida, descabello (palmas y escasa petición). Álvaro Lorenzo: dos pinchazos, media, descabello (palmas); estocada atravesada que hace guardia (palmas). Ángel Sánchez: estocada desprendida (oreja); estocada saliendo enganchado (oreja).

Finalizado el festejo Ángel Sánchez fue sacado en hombros.

Venía José Garrido a la Feria de Remedios con merecida áurea de buen torero, sus últimos triunfos, sobre todo las seis orejas de la feria de Bilbao lo ratificaban. Sus mentores, con buen criterio, anunciaron por los rincones del pueblo, con cartelería especial y específica, que toreaba en Colmenar Viejo. Dejó claro tres cosas: que está bien dirigido, que tiene calidad y que es cumplidor. Sin alcanzar esta tarde el triunfo deseado, es de suponer, si mostró que es un novillero maduro y poseedor de muy buenas cualidades. Los demostró en los buenos lances a la verónica con el que abría festejo, en sus detalles toreros en el brindis, que tras hacerlo al público lo hizo al cielo, es un suponer que dirigido a la memoria de Yiyo en la conmemoración de su muerte, continuando con dos series de derechazos y dos tandas de naturales muy templados como marca de su faena.

El poco acierto con el acero enfrió los tendidos; pero allí estaba el presidente Pablo Colmenarejo que, con escasas peticiones, le concedió una oreja que fue muy protestada por un amplio sector de la plaza. En su segundo, fue arrollado, sin consecuencias, al intentar una larga cambiada, para seguir con lances a la verónica muy jaleados. La faena a este toro, soso y muy apagado, consistió en sacarle los pases que no tenía a base de cruzarse y aguantar, tras matar de media defectuosa y descabello, escuchó palmas y hubo una ligera petición, que en este caso se quedo en eso, petición.

Álvaro Lorenzo, estuvo toda la tarde más voluntarioso que acertado, la faena a su primero pecó de exceso de enganchones, tras matar de varios intentos escuchó palmas, la faena a su segundo fue más ceñida aunque tampoco pudo evitar el exceso de enganchones, de lo que se salvó una tanda muy templada y lenta, como este novillo terminó parándose, tiró de valor y se metió entre lo cuernos, mató de estocada muy fea que hacía guardia, escuchando las palmas del respetable.

Pero fue el novel Ángel Sánchez, alumno de la Escuela Taurina local, el que se alzó con el triunfo que le valió descerrajar por primera vez en esta Feria la puerta grande. No fue su triunfo un regalo, ni de paisanaje ni de la presidencia, es más se hubo de enfrentar al lote más difícil de una novillada con más apariencia que resultado. En su primero, que hacía tercero de la tarde, un novillo bien presentado, con hechuras de toro, como todos sus hermanos, que resultó el más violento del festejo y que derribo y volteó al piquero con facilidad pasmosa, y tras brindar a su público que le veía por primera vez con caballos en esta plaza, le dobló con pases largos a media altura, aguantó por el derecho y por el izquierdo, haciendo lo que el toro se negaba a aceptar, tragó y aguantó impasible y sin moverse los derrotes que le lanzaba el de Montealto, terminó la faena con adornos, y cerró con una estocada algo desprendida.

Se le concedió una oreja ganada a ley. El sexto fue el más manso de la novillada, suelto e huidizo durante toda la lidia, pegó la primera espantada cuando Ángel Sánchez le plantó cara de salida y le recibió con unos lances poderosos, también salió suelto del caballo, al que se había arrancado de improviso tras recibir un picotazo, en la segunda, varita volvió a pegar la espantá y se fue hasta el otro caballo que estaba en el extremo diagonal del ruedo, en el tendido 4, donde recibió otro picotacito. Un brindis para El Chano – hay que ver lo que son los motes, un paisano se empeñaba en que era de Colmenar y que él conocía mucho a esa familia – que presenciaba el festejo en la bocana de los tendidos 2 y 3, dio paso al temple, en las pocas series por la derecha y de naturales que pudo ejecutar, hasta que el novillo dijo basta y se paró, entonces fue el tesón y el darle toda la ventaja lo que arranco lo poco que le quedaba. Con la espada entró a por todas, sabiendo que no debía escapársele la puerta granda y logró una buena estocada a cambio de salir enganchado sin consecuencias. Se le concedió la ganada oreja y fue sacado a hombros de sus paisanos.

Fernando Rey y el novillo de El Retamar triunfadores

Domingo 31 de agosto. Segunda de Feria. Un tercio de entrada. Tarde calurosa.

Novillos de distintas ganaderías: Zacarías Moreno (flojo, se apagó pronto), El Retamar (bravo); Aurelio Hernando (flojo), María Antonia de la Serna (manso); Manuel Quintas (bien presentado, aplaudido de salida, complicado) y Hermanos González Rodríguez (noble)

Gonzalo Caballero: pinchazo, media (silencio); tres pinchazos, estocada muy baja (pitos). Fernando Rey: estocada (dos orejas); media, cinco descabellos (pitos) y Lama de Góngora: estocada (silencio); seis pinchazos, seis descabellos (pitos).

El novillo de la ganadería de El Retamar, marcado con el número 18, de pelo colorado, nacido en noviembre de 2010, de 430 Kg, de peso, lidiado como segundo de la tarde por Fernando Rey, fue declarado por el Jurado como ganador del concurso. Fue aplaudido en el arrastre.

Al finalizar el festejo Fernando Rey fue sacado en hombros.

De nuevo, y de manera acertada, se programó en esta Feria una novillada concurso. Menos tirón en los carteles que el año anterior pues las ganaderías anunciadas, variadas en sus encastes y de interés por estar todas ellas en la Comunidad, no tenían tanto tirón como las de los hierros del pasado año.

Para una corrida concurso las circunstancias han de ser distintas para todos: espectadores, toreros, incluidos o sobre todo los montados, y autoridad. Pues bueno, aquí no todos lo cumplieron. Salvemos a los aficionados que sabían a lo que iban y supieron exigir lo que estos festejos ofrecen, aunque no se cumpla, como es el caso.

De los del castoreño, ninguno consiguió significarse como triunfador de la tarde, aunque si destacaron y estuvieron por encima de la medía, intentando hacer las cosas bien Agustín Navarro, que picó el primero de la tarde y José Mª Expósito que picó el cuarto. Y muy mal el que picó el quinto, que no sólo hizo las cosas pésimamente sino que persiguió al novillo por el ruedo, lo que provocó el enfado del respetable y la reprimenda, que suponemos se concretase en propuesta de sanción, del delegado de la autoridad que le siguió en su retirada hasta el patio de caballo para indicárselo.

A Gonzalo Caballero le correspondieron los novillos de Zacarías Moreno y el de María Antonia de la Serna, el primero de ellos el más terciado de la novillada, flojo, y el segundo manso, con ninguno de los dos fue capaz de acoplarse, es más pareció estar fuera del festejo; pretendió cambiar al primero con un solo pinchazo y como el público se lo reprochase y la presidencia no accediera, torcío el gesto, y lo que es peor la actitud, mató de pinchazo y media silenciándose su labor. Y la cosa fue a peor con el manso cuarto en el que se mostró con exceso de precauciones y medroso. Con tres pinchazos, en uno de ellos sufrió un corte en la mano, y un bajonazo finalizó su actuación para retirarse con pitos a la enfermería.

A Fernando Rey le correspondió un lote formado por un novillos de El Retamar, que fue declarado por el Jurado el mejor del festejo, y un bonito berrendo en negro de Manuel Quintas, del que aseguraba su propietario tenía procedencia de los antiguos Martínez colmenareño; además contó con un aliado en la figura del presidente Pablo Colmenarejo fácil de pañuelo para concederle las dos orejas en el buen toro de El Retamar. Le recibió, al su primero, con buenos lances en los que el novillo llevaba la cara muy baja provocándose una gran voltereta.

Muy medido el castigo en varas compensando el golpetazo de la voltereta. El novillo fue a más en la lidia de muleta y Rey le realizó una faena muy templada y medida con ambas manos, a la que sumó circulares, adornos y manoletinas, mató de estocada, concediéndole, como ya hemos dicho, las dos orejas,.el novillo fue aplaudido en el arrastre. Pero la cruz le llegó a Rey en el descediente de los Martínez, un novillo guapo de hechuras y pelaje que fue aplaudido de salida; pero que sembró el desconcierto entre la cuadrilla y el novillero, no era fácil, pero la falta de experiencia en la lidia este tipo de novillos hace que las cosas se compliquen en sobre manera, mató de media y cinco descabellos escuchando pitos. Pero como la de cal – las dos orejas - pesaba más que la de arena –pitos – al finalizar el festejo fue sacado a hombros, algo tuvo que ver la bondad del presidente.

Y el tercero en discordia era el sevillano Lama de Góngora, al que le vinieron grandes el jabonero de Aurelio Hernando, que se lidió en tercer lugar, como el colorado de los Hermanos Rodríguez. Con ninguno de los dos se acopló, hasta tal punto anduvo a la deriva en su primero, movido y perdiendo pasos que un aficionado cerca de mí comentó: “Más que un torero parece un pastor de cabras trashumante”. Pues eso trashumante en las dificultades del de Aurelio y trashumante en las bollantía del de los Rodríguez. Silencio en uno tras matar de estocada, y pitos tras matar de seis pinchazo y seis descabellos al que cerraba festejo.

Los cometarios a la salida fueron para analizar el comportamiento dispar de los novillos y alabanzas para lo poquito que mostró Rey. Deben afianzarse la novillada concurso, intentando traer las ganaderías más preponderantes, hacen afición.

Alternativa de Miguel de Pablo y triunfo rotundo de López Simón

Lunes 1 de septiembre. Tercera de Feria. Más de media entrada. Tarde calurosa.

6 toros de Ángel Luis Peña, bien presentados, distinto juego, destacando el quinto que fue premiado con la vuelta al ruedo y el tercero, aplaudido en el arrastre.
Miguel Abellán: Pinchazo, media –aviso – (gran ovación saludos desde el callejón); estocada delantera, dos descabellos (saludos desde el tercio). López Simón que sustituía de Juan del Álamo: estocada (dos orejas); media, estocada (oreja). Y Miguel de Pablo: media defectuosa, estocada desprendida, tres descabellos – aviso- (saludos); casi entera delantera (vuelta al ruedo).
Palmas al tercero en el arrastre y vuelta al ruedo para el quinto. López Simón fue sacado en hombros al finalizar el festejo.

El azar, la fortuna o la baraka, el caso es que López Simón que se había quedado fuera de la Feria por razones presupuestarias, entró sustituyendo al lesionado Juan del Álamo y terminó alzándose con el triunfo de ciclo ferial. Lo de este torero en Colmenar es histórico, en tres actuaciones en años consecutivos, en los tres se proclama triunfador de la Feria.

La justa sustitución fue bien acogida por los aficionados, su presencia animó la taquilla, y es que el que más y el que menos sabe que este torero, con profundas raíces familiares en Colmenar, ofrece garantías de honradez y entrega. Y así estuvo ante el mejor lote de la variada e interesante corrida del ganadero local Ángel Luis Peña. Al que hizo tercero, que fue aplaudido en el arrastre, le lanceó por verónicas rematando con una revolera, tras entrar dos veces al caballo y estar pronto en banderillas, comenzó la faena de muleta brindándosela a Serranito que se encontraba en la presidencia como asesor, plató con firmeza la zapatilla y recogió al toro con un pase cambiado, muy quieto y aguantando dio series con la derecha; la misma actitud de quietud y ligazón mantuvo en los naturales y en los muletazos invertidos, nuevas series de naturales de bella ejecución realizó cruzándose, despacio sin espavientos. Mató de estocada y se le concedieron las dos orejas. En que hizo quinto, y al que se le dio la vuelta al ruedo en su arrastre, comenzó lanceando rodillas en tierra, ya en pie continuó con verónicas, chicuelinas y revolera. Este, se le brindó al respetable de manera ritual, lenta y armoniosa, tras lo que vino una serie por alto, con los pies juntos que terminó desmayando la franela; el temple, la ligazón y el sentimiento fue el condimento de una faena por ambas manos, los adornos antecedieron a un pinchazo hondo y una estocada, concediéndosele una oreja. Al toro se le dio una vuelta al ruedo, sin tener en cuenta el lío que se hizo el presidente con los pañuelos, sacó el verde; todo un anacronismo taurino o al menos cromático.

El foco del cartel de esta tarde era Miguel de Pablo, que tomaba la alternativa ante sus paisanos, en ese toro que, como es ritual, abría el festejo, las cosas no terminaron de cuajar, sobre todo con los aceros, quedándose el premio en una merecidas palmas. Comenzó firme con el capote a pesar de que el toro tiraba el viaje hacia arriba. Brindó a su madre que ocupaba una barrera del tendido 6 y dobló con muletazos por alto, alterno las series por ambas manos y en una de ellas, por la derecha, resulto cogido aunque sin consecuencia, volviendo a la cara del toro con la muleta en la mano izquierda para continuar la faena.

Una pena con los aceros. En el que cerraba festejo se gustó con el capote, brindó a Antonio Fernández, presidente de su peña taurina – de bien nacido es ser agradecido, y Antonio hace lo que sea necesario por su torero – y comenzó la faena doblándose por bajo, para dejar distancia y citar de largo, la tanda es por la derecha, la distancia se acorta y la serie de naturales tiene calidad, el toro se va quedando y Miguel de Pablo tuvo que echar mano al repertorio del valor hasta terminar con un desplante de rodillas arrojando muleta y espada; sus esfuerzos fueron premiados con palmas. Una muy digna actuación en una tarde de tanto compromiso.

Como director de lidia y cabeza de cartel estuvo Miguel Abellán que estuvo cumplidor en sus dos toros, en los que recibió como premio palmas tres arrastrarles, la diferencia estuvo en que en el primero se negó a saludar desde el tercio, lo hizo desde el callejón, y sí en el que hizo cuarto. En su primero la faena mantuvo las reglas del clasicismo, gustándose; mientras que en el otro, un tanto rajado, los muletazos fueron fluyendo de uno en uno. A pesar de todo, mostró el dulce momento que está atravesando.

Al finalizar el festejo Abellán y de Pablo fueron despedidos con fuertes ovaciones, mientras que López Simón era sacado a hombros de sus entusiastas seguidores.

Los novillos de “Joselito” se les quedaban pequeños
Martes 2 de septiembre. Cuarta de Feria. Menos de un cuarto de entrada. Tarde calurosa.

Novillos sin picadores de las ganaderías de El Tajo y La Reina., chicos, desiguales de presencia, nobles, al sexto se le dio la vuelta al ruedo.

Adrián Henche: media, intento sin acertar y estocada muy baja (palmas); estocada atravesada (oreja). Álvaro García: pinchazo sin soltar, media (oreja); pinchazo sin soltar, estocada defectuosa (oreja). José Aguilera: pinchazo sin soltar, estocada baja, ocho descabellos – aviso- cuatro descabellos (silencio); estocada caída (oreja);

Al finalizar el festejo Álvaro García y José Aguilera fueron sacados en hombros.

Afortunadamente en los tiempos que corren, los jóvenes que empiezan ya no se baten en terroríficas capeas populares en pueblos perdidos de la geografía patria, casi todos son alumnos de las escuelas taurinas que les preparan sobradamente para los menesteres de esta dura profesión. Los tres de esta tarde lo son de la de Colmenar, sobradamente aleccionados por sus profesores Carlos Aragón Cancela y Catalo Froilán, y ya han demostrado sus buenas condiciones y cualidades por un buen número de ruedos. Y lo volvieron a demostrar en este festejo en La Corredera. Un total de cinco orejas cortaron, que pudieron ser más sin los fallos de los aceros ante los chicos novillos de las ganaderías El Tajo y La Reina, propiedad del torero Joselito, que vio el festejo desde un burladero del callejón.

Adrián Henche brindo el primero de la tarde al público y le realizó una faena principalmente con la mano derecha porfiando mucho. No mató bien, escuchando palmas; en su segundo, reiteró en el brindis al público, tras iniciar la faena de muleta con unos estatuarios, dio tres serie de derechazos profundos y largos, los naturales resultaron enganchados, mató de estocada defectuosa y se le concedió una oreja.


Álvaro García ejecutó unas templadas verónica al jabonero que hacía segundo. Brindó su faena de muleta a Joselito, fundamentando su faena en la mano derecha, donde las series le salieron muy templadas, rematando con pase de pecho o cambios de mano elegantes; tras matar de un pinchazo sin soltar y media le fue concedida una oreja. El mismo premio que conseguiría en el que hacía quinto y que brindo a su compañero José Aguilera, tras ejecutar una faena muy variada con ambas manos rematada con adornos, y en la que no faltó un desplante rodilla en tierra; mató de un pinchazo sin soltar y una estocada defectuosa.

José Aguilera recibió al colorado, que hacía tercero, con una larga cambiada. Desde los primeros momentos mostró su predisposición a mantenerse firme y a mostrar las cualidades que tiene; la verticalidad y el temple fueron dos de las dotes principales en la faena de muleta a ese novillo, estuvo mal con los aceros, silenciándose su labor. En el que cerraba festejo y feria, volvió a estar firme, aguantando a pesar de las dificultades que el novillo mostraba por el pitón izquierdo y que le había avisado cogiéndole sin consecuencia, en la primera tanda que intentó por ese pitón; no se arredró y tras una buenas tandas con la derecha, volvió a tomar la izquierda. Mató de estocada desprendida concediéndosele las dos orejas, y una generosa vuelta al ruedo al novillo.
Con la salida a hombros de Álvaro García y José Aguilera se ponía fin a esta Feria 2014.

Conclusión

Esta era la segunda feria que organizaba el Ayuntamiento ante la falta de empresario de garantía que se hiciera cargo. Se salvaron los muebles, y a falta de conocerse cifras de número de espectadores y de resultados económicos, el parecer estas no fueron peores que el año anterior. ¿Unos 20.000 euros menos de pérdidas?. Bueno.

En un principio las críticas, más o menos espontáneas pues se sabe que muchos intereses las propician, iban contra la composición de la feria. Ya se sabe lo de una sola corrida en la Feria de Colmenar, la intencionalidad en el lenguaje o en la escritura siempre fue una forma manifesta de intenciones. Pero a parte de eso, la verdad es que la composición de la feria quedaba escasa para lo que estábamos acostumbrados, en los últimos años lo colmenareños. Como también es verdad, al menos para los aficionados, que la corrida anunciada tenía interés, olvidando a las llamadas figuras, al parecer distantes de las capacidades económicas y pérdidas municipales; y en cuanto a los novilleros, estaban casi todos los mejores. En cuanto al ganado, bien en general, con la excepción de la novillada sin picadores que fue demasiado chica para esta plaza, Como ejemplo de esto último, tan brava o más fue la que dos de los noveles lidiaron unos días antes en San Sebastián de los Reyes, y de presencia aquella ganaba con mucho a esta. Pero sólo en esta, no9 vayamos a confundir los términos. Pues lo demás, en general, muy correctamente presentado, referido sea al ganado, tanto en hechuras como en pitones, lo que dio un resultado general muy aceptable. Así lo entendí y lo manifestaban muchos.

También es resaltable el éxito de los toreros, matadores y novilleros, pues cinco de ellos: Ángel Sánchez, Fernando Rey, López Simón, Álvaro García y José Aguilera salieron en hombros, como se dice en el cine, por orden de aparición. En términos de cifras estadísticas se diría que casi el 42 por ciento de los actuantes salieron por la puerta grande. Nada mal para una feria menospreciada.

Puntos especiales para resaltar son tres circunstancias y actuaciones. Como principal, una nueva alternativa de un torero local, Miguel de Pablo pasa a ser el noveno matador de toros de la historia colmenareña. Sin ser un triunfo mayor, si dejó una buena impronta de que puede funcionar en el nuevo escalafón. También importante fue el triunfo, por tener año consecutivo se proclama triunfador de la Feria, de López Simón; mucho mérito tiene entrar como sustituto y salir como triunfador; cabeza y actitud, además de su clase como torero son los ingredientes que propiciaron un nuevo triunfo; si fue casual en el programa no lo fue en el resultado. Y no menos a considerar, la presentación con caballos ante sus paisanos del joven Ángel Sánchez; se mostró firme y piso unos terrenos que hacen que los toros embistan, es de desear que siga por ese camino y con ese ánimo, seguro que da muchas satisfacciones a sus paisanos. Lo mismo deseamos para los más jóvenes, que presentan un buen panorama de futuro.

Y tras la reflexión, las cifras, que cuando esto se escribe aun no se conocen en su totalidad, y tras todo ello, las conclusiones que han de dar paso al futuro, un futuro que es casi inmediato, pues una feria no se prepara con tiempo tiende a la improvisación y esto siempre suma para que la moneda caiga de cruz.

Se determine lo que se determine, continuar la gestión municipal, buscar un empresario o cualquier otra que se pudiera pensar, sin que nunca implique subvencionar a iniciativas empresariales, que tal como está el panorama en muchos sectores se necesitarían y no es está la función municipal, no se debe olvidar, es más, se debería tener muy presente que próximo año, se celebra el 125 aniversario de la inauguración de la Plaza de la Corredera, concretamente el sábado 29, coincide en el día de la semana, se cumple el aniversario. Sería lógico, deseable y una buena oportunidad para relanzar la tauromaquia local, que esa Feria y mucho más ese día se hicieran cosas importantes.


Quedamos a la espera.

Miguel Ángel de Andrés

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS