HISTORIA CRONOLÓGICA DE CATALUÑA (II)

Blog
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

(DESDE LA PREHISTORIA HASTA LA ACTUALIDAD)

Por Pedro de Felipe del Rey

2) […] : Walia se comprometió a expulsar, de Hispania, a todos los pueblos bárbaros que se encontraban en ella desde el año 409, y a devolver a Gala Placidia, que tenía cautiva; por su parte, Constancio, representando a Roma, prometió suministrar trigo a los visigodos. En dos años, los visigodos, bajo el mando de Walia, expulsaron, de Hispania, a todos los bárbaros, excepto a los que se hallaban en Gallaecia (suevos y vándalos asdingos). Considerando Roma que la Gallaecia era un pequeño y lejano reducto, ambas partes dieron por concluido el acuerdo, y los visigodos se retiraron de Hispania en el año 418, para establecerse en la Aquitania secunda con Tolosa (Toulouse en el sur de Francia) por capital, como

federados del Imperio romano de Occidente. Ahí, el poder de los visigodos fue aumentando; en el mismo año 418, Walia fue sucedido por Teodorico I (418-451). Entre tanto, se entabló una lucha entre los vándalos asdingos y los suevos por el control de Gallaecia; al fin, los vándalos asdingos abandonaron Gallaecia y se establecieron en la Baetica en el año 419, de donde, en el año 429, pasaron a África bajo las órdenes de su caudillo Gerserico. A partir de entonces, los suevos fueron los únicos bárbaros que quedaron en Hispania y empezaron a extenderse por casi  todas las provincia de la Península Ibérica guiados por su caudillo Hermerico (409-441), desde el 438 en unión de Requila, quien después continuó solo hasta el año 448.

3) Por otra parte, en la Tarraconensis (que era la única donde no habían llegado los suevos), los bagaudas (labradores sublevados contra el Gobierno de Roma) saqueaban y arrasaban todo lo que hallaban a su paso. Con la derrota de los hunos bajo el mando de Atila, en el año 451, el ejército de Roma y el visigodo quedaron libres para intervenir en Hispania, a fin de acabar con la ocupación de los suevos y los desastres de los bagaudas. Entre tanto, al caudillo visigodo Teodorico I, había sucedido Turismundo (451-453), y, a éste, Teodorico II 453-466); fue entonces cuando otra vez intervinieron los visigodos en Hispania, como federados del Imperio romano occidental, para remediar los males mencionados, debidos a los suevos y a los bagaudas. En el año 454, Federico (hermano de Teodorico II) solucionó el problema de los bagaudas; y, en el 456, Teodorico II, al frente de los visigodos, derrotó a los suevos, acaudillados por Requiario (448-456), sucesor de Requila, en la batalla de Orbigo; luego entró en la ciudad de Braga y dejó vencidos a los suevos y muerto a Requiario en el año 456. Después de todo esto, Teodorico II tomó la ciudad de Mérida, donde dejó un destacamento visigodo, y volvió a la Galia en el año 457. Durante los años siguientes, los emperadores romanos fueron siendo cada vez más insignificantes, mientras (y a causa de ello) los caudillos visigodos se fueron fortaleciendo. A Teodorico II, sucedió Eurico (466-484). Durante su mandato, tuvo lugar la caída del Imperio romano occidental; de la siguiente manera: al emperador Honorio (395-423), sucedió Valentiniano III (423-455), que fue sucedido por Máximo Petrónico (455); vinieron después: Avito (455-457), Majoriano (457-461), Severo III (461-465), (INTERREGNO, 465-467), Antemio (467-472), Olibrio (472-473), Glicerio (473-474), Nepote (474-475), Rómulo Augústulo (475-476), que era hijo del emperador Nepote; el general Orestes (patricio romano) derrocó a Nepote, puso a Rómulo Augústulo en el trono, y se nombró a sí mismo regente del Imperio; de esta forma, Orestes gobernaba en nombre del joven emperador; pero su mismo ejército, molesto porque no le cedía las tierras que esperaba en Italia, lo destituyó y puso en su lugar a Odoacro, quien obligó a Orestes a retirarse a Pavía, después mandó decapitarlo, y se hizo proclamar rey de Italia en septiembre del año 476. Odoacro era un caudillo de los hérulos, que servía en la guardia del emperador romano; cuando fue destituido Orestes, en ese mismo año 476, Odoacro pasó a dirigir las tropas auxiliares romanas, formadas por soldados extranjeros (hérulos, alanos, esciras, rugios, etc.). Odoacro, una vez proclamado rey de Italia, dio la tercera parte de las tierras italianas a su ejército, depuso a Rómulo Augústulo, hizo un paquete con las insignias imperiales y las mandó a Constantinopla, al emperador del Imperio oriental (o Bizantino), Zenón, con un mensaje, que decía: el Imperio romano occidental ha dejado de existir. Año 476.

4) Por tanto, a partir de la desaparición del Imperio romano occidental en esa fecha, los visigodos dejaron de ser un pueblo federado de ese Imperio desaparecido, y pasaron a ser un pueblo independiente, un Estado, que, en una parte del territorio romano, como era Hispania, sucedió al Imperio romano occidental. Por esto, a partir de esa fecha, llegan a ser reinos independientes: el reino de los suevos y el de los visigodos, continuadores cronológicamente del Imperio romano occidental en Hispania; por tanto, el primer rey independiente, por parte de los visigodos, fue Eurico (466-484). (Saltamos la lista de todos los reyes suevos, que siguieron en Gallaecia, porque este trabajo se centra en la historia de Cataluña). Por tanto, a partir del rey visigodo Eurico, los visigodos emprendieron la conquista de toda la Península Ibérica, incluida la provincia de la Septimania, que comprendía el territorio que va por el sur de Francia, desde los Pirineos orientales hasta el río Ródano (véase el mapa 9, abajo). En esa provincia, aparecerá Cataluña, que, en esta fecha, año 476, no existía.
 
5) Por consiguiente, nos centramos en los reyes visigodos; pero no damos la lista de todos ellos, que son treinta; sino que vamos a mostrar cómo llegaron a conquistar toda la Península Ibérica; en efecto, a la llegada al poder el rey Leovigildo (568-586) quedaban varias zonas sin conquistar por el sur y por el norte (aquí incluido el reino de los Suevos), lo vemos en el mapa 9, que va abajo.

6) Dando un salto en el tiempo, llegamos al reinado de Suintila (621-631), quien consiguió, en el año 624, la unidad total de toda la Península Ibérica incluida la provincia de la septimania en un solo reino: el Reino visigodo con la capital en la ciudad de Toledo (véase el mapa 10, abajo).
 
7) Este reino visigodo, que abarcaba la totalidad del territorio de la Península Ibérica (incluida la provincia de la Septimania), duró desde el año 624 hasta el año 711; es decir, 87 años; por tanto, varias generaciones sólo conocieron la unidad territorial de ese reino visigodo; y, durante esos 87 años, Cataluña no existía; pero siguiendo el orden cronológico, Cataluña aparecerá en su fecha correspondiente; mas, primero, tuvo que desaparecer el reino visigodo, lo cual no era fácil; pero vayamos por orden.

8) En efecto, esa unidad territorial del reino visigodo fue rota por la invasión del Islam en el año 711; para no volver a reconstruirse jamás hasta el día de hoy; pero, ¿cómo pudo invadir el Islam un reino tan grande, que tenía unos diez millones de habitantes y un ejército de cien mil hombres, para no dejarlo entrar en su reino? Lo iremos viendo en los capítulos sucesivos.


                                                      (Continuará).

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS