Publicidad

35 preguntas capciosas para niños (con respuestas)

Salud
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Varias preguntas capciosas para niños con las que jugar aprendiendo con sus respuestas-trampa.

La infancia es una etapa vital que a menudo se identifica con la inocencia y el descubrimiento del mundo. Según vamos creciendo vamos aprendiendo cada vez más, y podemos reflexionar sobre aspectos de los que en la infancia no somos conscientes.

Ahora bien, a veces podemos encontrarnos con situaciones o incluso expresiones que nos hacen equivocarnos independientemente de la edad. Es lo que ocurre con las preguntas capciosas, las cuales están pensadas para que al ser aparentemente fáciles la persona responda de manera automática sin darse cuenta de que dicho automatismo lleva al error.

Asimismo se trata de algo que puede ayudarnos a pensar y que puede ser entretenido, si bien suele ser recomendable tener en cuenta las capacidades de la persona en cuestión de cara a adecuarlas y hacerlas entendibles (no tiene las mismas un adulto que un niño de siete años).

A lo largo de este artículo os vamos a presentar una serie de preguntas capciosas para niños, con el fin de hacerlos pensar y reflexionar, a la par que les inducimos a darse cuenta de errores que cometemos al procesar rápidamente la información y que por último pueden ser una forma amena de pasar el rato, de modo semejante a las adivinanzas.

Preguntas capciosas para niños, con respuestas

A continuación veremos un total de 35 preguntas capciosas de diferente índole y que son adecuadas para niños de diferentes edades, siempre y cuando tengan un nivel evolutivo suficiente como para entender los conceptos de los que se habla y el porqué la pregunta en cuestión induce al error.

1. ¿Cuántos meses tienen 28 días?

Esta pregunta capciosa es bastante conocida. La trampa está en que lo primero en que pensamos es en Febrero, el único mes que puede tener sólo 28 días.

Ahora bien, lo que se pregunta no es eso, sino cuantos meses tienen 28 días. Y la respuesta correcta es… los doce, es decir todos. De enero a diciembre, todos los meses de nuestro calendario tienen al menos 28 días.

2. ¿Qué puedes encontrar en medio de cada mes?

Lo primero que la mayoría de personas empezará a pensar tras esta pregunta es algún tipo de suceso o acontecimiento que pueda pasar una vez al mes. Sin embargo, la respuesta a esta pregunta es más simple y literal que todo eso: lo que podemos encontrar en medio de cada mes es la letra “e”.

3. A es padre de B, pero B no es el hijo de A. ¿Quién es B?

Esta pregunta puede sorprendernos y dejarnos sin respuesta. Pero en realidad la explicación es relativamente sencilla: A es padre de una niña, que es la hija (y no el hijo) de B.

4. ¿Cuál es la forma correcta de escribir “durmiendo”?

Aunque la mayoría pensará en las letras que forman la palabra, en realidad lo que necesitamos para poder escribir esa palabra es, simplemente.... estar despierto.

5. ¿De qué color son las mangas del chaleco rojo de Eduardo?

Igual la primera idea que se viene a la cabeza es contestar rojo pero… en realidad los chalecos no llevan mangas.

6. ¿Como puede estar alguien sin dormir diez días y no tener sueño?

La respuesta a este enigma es… durmiendo por las noches.

7. ¿Qué mide un sastre que pesa 80 kg?

Un adulto o un niño mayor intentará pensar en alguna forma de calcular cuál puede ser la altura del sastre, pero lo cierto es que lo que un sastre mide no es otra cosa que telas, en su oficio. De hecho, es probable que un niño pequeño pueda resolver esta pregunta con más facilidad que un adulto.

8. El padre de Clara tiene 5 hijas: Jana, Jena, Jina, Jona y…

Posiblemente lo primero que venga a la mente sea continuar la serie con Juna. Pero en realidad… en el propio enunciado estamos diciendo quién es la quinta hija: Clara.

9. ¿Qué es aquello que aunque se diga no puede escucharse?

Las preguntas capciosas no tienen por qué ser necesariamente dedicadas a que se den respuestas erróneas, sino que también pueden llevar a la confusión al ser el propio enunciado confuso y contraintuitivo de preguntas sin una respuesta evidente. Es el caso de esta, en la que la respuesta correcta es el silencio.

10. ¿Qué sube y baja pero se queda siempre en el mismo sitio?

La impresión de movimiento que trasluce esta frase puede parecer confusa y dejarnos sin una respuesta clara. Pero la tiene: unas escaleras.

11. ¿Qué viene antes de nada?

Una pregunta capciosa en la que la pregunta resulta poco entendible. A menos que nos fijemos con que “de nada” es una expresión que suele ir antecedida por “Gracias”. Esta es una de las preguntas capciosas para niños más simples, y justamente por eso hace gracia.

12. ¿Por qué los buzos al saltar de un barco lo hacen de espaldas?

Aunque técnicamente podríamos extraer diferentes respuestas a esta cuestión, la explicación más simple pasa por valorar qué ocurriría si saltaran de frente: se tirarían al suelo del barco.

13. ¿Cómo llaman a un ascensor en China?

No necesitamos conocer el idioma para saber cómo se hace: al igual que el resto del mundo, para llamar a un ascensor en China nos basta con apretar el botón.

14. París empieza por P, ¿y termina por..?

La respuesta correcta no es la s de París… sino por qué letra empieza la palabra termina. Es decir, la respuesta correcta es que termina empieza por t.

15. ¿Cuál es el ave que tiene más letras en ella?

Esta pregunta sólo tiene un sentido capcioso si se realiza a nivel oral. En ese caso no necesitamos empezar a pensar en nombres de aves para responder a esta pregunta, porque el ave (más bien “abe”) con más letras en ella no es otra que el abecedario.

16. ¿Qué es lo primero que hace un elefante al salir el sol?

CONTINUAR...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Inscríbete a través de nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones cuando hay nueva información disponible.