Pan con moho y otras dudas: qué hacer cuando la comida se pasa un poco

Salud
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nueve consejos prácticos para tratar los alimentos y superficies afectados por el moho

Los alimentos que incluyen algún tipo de procesamiento previo a su puesta en venta se comercializan de manera obligatoria con una fecha de caducidad o de consumo preferente. La primera indica el momento a partir del cual un producto no debe comerse o ingerirse, porque puede constituir un peligro para la salud; se usa en los alimentos muy perecederos, como los productos pasteurizados, carnes o envasados al vacío. La fecha de consumo preferente se refiere al momento a partir del cual sus cualidades organolépticas originales pueden verse afectadas. Su ingesta, no obstante, sigue siendo segura. Incluye alimentos como legumbres, aceites, conservas, cajas de leche... Pero y si aún dentro de esas fechas aparece moho, ¿qué hacemos? En las siguientes líneas te lo contamos.

A veces, la comida que está dentro de las fechas aptas para el consumo se ve afectada por el moho y adquiere un tono verde azulado en algunas zonas (no en todo el alimento). El ejemplo más típico es el del pan de molde. ¿Qué se debe hacer en estos casos? ¿Basta con retirar la parte enmohecida para comer el resto? Toma nota de los siguientes consejos, ofrecidos por la Universidad de Minnesota (EE.UU.).

Cómo tratar la comida afectada por moho

  • 1. Si descubres un alimento con moho, evita olerlo de cerca.
  • 2. Introdúcelo en una pequeña bolsa de papel o envuélvelo en plástico, y tíralo a un contenedor de basura cubierto.
  • 3. Comprueba los productos que estaban cerca, para asegurarte de que el moho no se ha extendido.
  • 4. Por lo general, es más seguro desechar la comida con moho, excepto en los quesos y embutidos curados, o verduras firmes como zanahorias o pimientos.
  • 5. Estos productos (los del punto anterior) pueden conservarse si no están muy afectados por el moho. Para ello, corta con un cuchillo la parte afectada, dejando un margen de al menos dos centímetros en todas las direcciones.
  • 6. Asegúrate de que el cuchillo no toca las partes contaminadas y envuelve el alimento en un plástico limpio.
  • 7. Limpia la parte del frigorífico o de la despensa donde estuviera almacenado ese alimento.
  • 8. Para evitar la aparición de moho, limpia el interior de la nevera cada pocos meses, usando un limpiador específico para ello o lejía disuelta en agua. Después, aclara el producto con agua limpia y seca las superficies.
  • 9. Si hay moho en las gomas del frigorífico, trátalo con una mezcla de un litro de agua y tres cucharadas de lejía.

CONTINUAR...

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Inscríbete a través de nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones cuando hay nueva información disponible.